Kuroshitsuji I.


Hola 🙂 Hoy he venido a hablar de la que puede que sea mi serie de anime favorita a largo plazo. Si no la he visto ya cuatro veces entera no soy persona. Y no puedo hablar de otra que Kuroshitsuji o Black Butler (nombre que tiene en España, dónde el manga se difunde con Norma Editorial). En esta entrada hablaré de la primera temporada y la que tiene mi mayor reconocimiento.

Ciel y Sebastian.

La primera vez que encontré Kuroshitsuji fue por casualidad (la mayoría de los animes los encuentro en largas tardes tirada en la cama y sin nada interesante que hacer) y la verdad es que ya fue hace tiempo, al menos dos años, que me sumergí en el ambiente de un Londres un tanto peculiar. Hablo del anime, pero Kuroshitsuji tiene su anterior manga que ya se venía publicando desde 2006. Un consejo, si queréis leer el manga en condiciones es mejor que recurráis a comprarlo en cualquier librería o tienda de manga porque las traducciones que he encontrado en Internet son bastante lamentables y cuesta seguir hasta el argumento.

Grell Sutcliff en un tomo del manga.

El precio del manga (al menos en Zaragoza) es de 8.50 euros en la librería FNAC y el primer tomo viene con la caja donde guardar la colección. ¿Que si merece la pena? Bueno, jugad vosotros mismos. Si queréis leer un constante “amito” en todas las páginas entonces leedlo en Internet, pero si preferís “joven señor” pagar por él es la opción más adecuada. Cabe añadir que el manga dista un poco del argumento del anime, se podría decir que la serie puedes disfrutarla el doble si devoras ambas opciones.

Kuroshitsuji está ambientada en la época victoriana, concretamente en Londres. El protagonista por excelencia es Ciel Phantomhive, el heredero de una inmensa fortuna y dueño de la Compañía de Juguetes Phatomhive.

Al principio de la serie descubrimos que Ciel vive solo en una enorme mansión, con la única compañía de sus sirvientes: Una muchacha, Mey-Rin, con gafas opacas, demasiado torpe, Finnian, un chico de brillantes ojos verdes con una fuerza sobrenatural que hace las veces de jardinero, Baldroy, el encargado de las cocinas que siempre acaba quemándolo todo, Tanaka, el jefe del servicio, que aparece siempre en forma de chibi salvo en contadas ocasiones y por último, Sebastian el… Mayordomo perfecto.

Baldroy, Mey-rin y Finnian asustándose de Sebastian.

Ciel tiene doce años al comenzar la serie y un aspecto un tanto peculiar. Su cabello negro le cubre parcialmente la frente pero permite apreciar un rostro aniñado, con un ojo azul y un llamativo parche. Ciel nunca sonríe y su carácter es frío y distante con los de su alrededor. La única persona que parece saber todo sobre él es Sebastian.

En el primer capítulo se nos presentan las claves de la serie, pero ni por asomo todo lo que esconde el anime. Ciel perdió a sus padres en un terrible incendio y juró vengarse. Esta llamada de venganza fue escuchada por Sebastian quién firmó un pacto con el Joven Señor para ayudarle a cumplir su propósito de acabar con la vida de los que traicionaron a sus padres y después de ello, ser dueño de su alma. La prueba de este pacto es el ojo que se esconde tras el parche de Ciel, la MARCA del contrato.

También se muestra la constante de la serie, los juegos, Ciel no es más que un niño, que a pesar de haber sufrido mucho y tener un propósito ante todo macabro tiene un carácter infantil y caprichoso, cómo él dice: A los niños no nos gusta perder.

Ciel es el Rey en el tablero.

El ajedrez es la clave, ya que para Ciel, las personas que hay a su alrededor no son más que fichas sobre el tablero que él puede mover para conseguir sus propósitos. Con el tiempo irán apareciendo más personajes que darán vida a la historia. Son 24 capítulos en el que no se pierde un instante de emoción e intriga a pesar de saber cómo tiene que ser el final.

Ciel solamente obedece las órdenes de la Reina de Inglaterra, de manera que se encargará de resolver casos en los que la ayuda de Sebastian será fundamental: asesinatos en serie, desapariciones, hechos sobrenaturales… Todo ello nos llevará a conocer al verdadero personaje “malo” de la serie.

Sebastian le coloca un corsé a Ciel.

Kuroshitsuji cuenta con el atractivo de un dibujo y color agradables y un ambiente de disposición al yaoi demasiado evidente que no acaba por salir a la luz. El aspecto afeminado y su total dependencia de Sebastian que lo hacen parecer vulnerable y el aura de seducción que muestra el mayordomo son buenos indicadores de lo que sobre todo las fans interpretan como indicio claro de poder shippear a los dos protagonistas.

Personalmente creo que la serie no incita a creer que puede haber algo más entre la relación de Ciel y Sebastian que demonio y amo, pero la autora, Yana Toboso es consciente del público al que se enfrenta y no duda en poner a prueba a sus fans con escenas que dejan con un sabor yaoi en la boca pero que no son más que una llamada de fanservice y que se agradecen como un aire cómico entre una serie de intriga y bastante oscura.

Creamos que no es yaoi.

Hace unos días me dejé caer por la librería FNAC y me encontré con elprimer tomo, que como ya he dicho venía con caja para guardarlos y no pude resistirme a comprarlo, con la portada tan brillante y nueva y unos 10 euros en el bolsillo de los que me sobraron.

¡Y qué puedo decir! Mi estantería queda muy bien con el tono de negro característico de Kuroshitsuji. 

Os animo a verla, no es larga y engancha desde el principio.

También creo que os puede interesar la OST de la serie. El segundo ending es una maravilla y encontré un AMV subido por la usuaria    en Youtube que está bastante bien. 

Y bueno, ya sabéis: Something that is lost, shall never return.

Anuncios