Zero no Tsukaima.


Zero no Tsukaima, “El familiar de Cero” es un anime y manga escrito por  Noboru Yamaguchi, a pesar de que las ilustraciones no son suyas. La primera publicación del manga fue en 2004, mientras que la adaptación al anime fue en 2006. El anime consta de cuatro temporadas.

Descubrí Zero no Tsukaima vagueando una tarde por AnimeID, que hasta la implantación de la ley SOPA era una de mis páginas preferidas para poder ver y descargar anime. Leí el argumento y me enamoré del dibujo, con lo que simplemente le di al play y me sumergí en la primera temporada.

¿Qué fue lo que me encontré? 

 Louise Françoise Le Blanc de La Vallière es una maga noble (el mundo en el que se desarrolla la acción está dividida en dos clases sociales principales, entre las que distinguimos nobles y plebeyos, con la única diferencia de que los primeros tienen el don de la magia y el privilegio de poder estudiarla y los segundos no) de primer año, de pelo rosa largo y ojos del mismo color. Louise es la más pequeña de su familia y muy conocida entre sus compañeros como “Louise la Cero” por su total incompetencia a la hora de realizar cualquier tipo de hechizo, que siempre acaba en explosiones.

Saito le abrocha la camisa del uniforme a Louise.

El primer capítulo nos muestra un momento crucial en la vida de Louise, el instante en el que tiene que realizar el conjuro más importante de su vida. Invocar a su fiel compañero, su familiar, que la acompañará durante el resto de su vida. Durante el día, Louise sufre las constantes burlas de sus compañeros, pero ella no se achanta a la hora de alzar su varita y tratar de invocar al familiar más poderoso de todos los tiempos.

Como es obvio, eso no ocurre y lo que Louise consigue invocar no es otra cosa un humano, Saito, que mientras caminaba por la ciudad de Tokyo desaparece misteriosamente. El chico es incapaz de entender lo que está ocurriendo y se ve sorprendido cuando Louise le da un beso en los labios para finalizar el contrato. Acto seguido unas misteriosas runas aparecen en su mano. 

Louise se convierte en el hazme-reír de todos sus compañeros que se burlan de ella por haber invocado a un plebeyo y ella descarga su furia con su nuevo familiar, quien para ella no será más que un perro.

Desde ese momento, Louise y Saito vivirán juntos, como ama y siervo, pero al mismo tiempo empezarán a crear una relación especial entre ellos. 

A pesar de su condición de plebeyo, el atractivo evidente de Saito no pasa desapercibido por las féminas de la academia e incluso del servicio (Siesta será uno de los mayores obstáculos para Louise) y que intentarán ante todo pasar un rato en compañía del joven quién desgraciadamente recibirá duros castigos por parte de su ama. Louise considera que él solamente tiene que tener ojos para ella. 

Cabe decir que la personalidad de Louise es completa y totalmente tsundere, por lo que aunque con el tiempo desarrolle un amor infinito hacia Saito, será incapaz de exteriorizarlo, creando situaciones de celos y cómicas cada vez que cualquier mujer se acerca a su familiar.

Parte de los personajes femeninos de Zero no Tsukaima.

El anime puede resultar infantil en muchas ocasiones aunque con algún que otro matiz adulto, sobre todo por el hecho de que todas las chicas a excepción de Louise, tienen unos enormes pechos que parecen ser del gusto de Saito. El fanservice está asegurado en esta serie, que con cada temporada va añadiendo nuevos personajes femeninos. Sin embargo bajo ese tema principal que es la relación de Saito y Louise, existe una historia, de traiciones y magia en un reino que se tambalea por la guerra y la magia oscura. 
La mayoría de los personajes de la serie representan a personajes históricos verdaderos, como Agnes, que siempre acompaña a la reina, con Juana de Arco. Incluso los lugares que se nombran guardan similitud con lugares reales. Todos los nombres son franceses y no os quedaréis insatisfechos a la hora de escuchar la pronunciación ante todo curiosa de los japoneses.

La recomiendo encarecidamente, es una serie agradable.  Sin embargo, creo que ver muchos capítulos seguidos podría resultar pesado, así que… ¡A tomárselo con calma!

Anuncios